Molestias bucales

Molestias bucales

Las llagas bucales

Junto con los herpes labiales, tener llagas es la dolencia mayor que hemos experimentado en la boca. No solo comer se nos hace complicado: el hecho de hablar, salivar, tragar o mover la lengua por la cavidad bucal llega a ser tan molesto que produce incluso dolor de cabeza y fiebre. También conocidas como aftas, tienen un origen conocido y, aunque son algo frecuente, no tienen causa aparentemente grave.

El Dr. José Carlos Moreno, presidente de honor de la Academia Española de Dermatología y Venereología, aclara que inicialmente se pensó que «el origen de las llagas podía estar en un virus, como ocurre con los herpes, que son originados por un virus, pero las biopsias de las llagas no han detectado la presencia de ellos». Sí se han postulado otras causas, dice el experto, como traumatismos en la cavidad oral, falta de vitaminas o de hierro, estrés e incluso infecciones por Helicobacter pylori (el mismo agente implicado en la úlcera de estómago). En general, hablamos de procesos que puedan disminuir las defensas como enfermedades generales o la misma menstruación.

En la mayoría de las ocasiones las aftas orales no se asocian a patologías, pero en ocasiones pueden ser manifestación de enfermedad de Behcet, enfermedad de Crohn o incluso enfermedad celiaca.

La mayoría de las veces esta molestia desaparece sin usar ningún tipo de medio para hacerlas desaparecer, puesto que el lavado bucal suele calmarlas, pero la única manera de realizar un tratamiento efectivo y definitivo es saber si existe una causa desencadenante. De no ser así dice José Carlos Moreno que solo puede hacerse un tratamiento sintomático para acortar su evolución y minimizar las molestias: «Pero no hay ningún tratamiento consensuado universalmente».

Eso sí, actualmente se emplean soluciones como geles de ácido hialurónico. En casos muy extensos y de brotes continuos se ha empleado medicación oral como colchicina o talidomida.

Siempre que persistan este u otros problemas, deberá consultar con su médico para descartar otras patologías más graves.


Imprimir