Cepillos interdentales e higiene bucal

Cepillos interdentales e higiene bucal

 

Los cepillos interdentales y la higiene bucal.

Una buena higiene bucal siempre lleva asociada, además de un buen cepillado, la utilización de un colutorio, de seda dental y de los cepillos interdentales siempre y cuando esté indicado.

Se usan para realizar una limpieza más eficaz entre los dientes si el espacio entre éstos es suficientemente amplio, con el objetivo de eliminar restos y placa bacteriana que se deposita en nuestra dentadura día a día.
 
También se recomiendan para mantener en condiciones optimas los implantes, la limpieza dentro del surco de la encía. Si queremos mantener una encía sana, prevenir la inflamación de las mismas o las caries, cepillarse entre los dientes debe convertirse en una rutina diaria.

Debemos usarlos a diario, como complemento al cepillado, al colutorio y al hilo dental. Son imprescindibles si tenemos los dientes separados y el hilo no hace bien su función. Deben usarse con cuidado porque pueden causar hipersensibilidad dentinaria, lo mejor es siempre consultar con el dentista. Debe entrar fácilmente en el espacio interdental, sin que haya presión y sin forzarlo (para ello se cuenta con varios tamaños y formas). Se debe introducir en el espacio entre los dientes de abajo para arriba en el caso de la parte inferior y de arriba para abajo en la parte superior de la boca. Tras ello, debemos realizar movimientos hacia adelante y hacia atrás, de forma no brusca, un par de veces entre cada espacio. Si no entra, cambia por un tamaño más fino.
Si un profesional no le dice lo contrario no aplicar pasta dentífrica (existen algunas específicas pero debe mandarla un especialista según cada caso).

Es la herramienta ideal para la limpieza entre los dientes especialmente para pacientes con periodontitis.

También se recomienda en caso de pacientes que están recibiendo un tratamiento de ortodoncia y que tienen implantes o prótesis dentales.

Si piensas que necesitas uno de ellos, acude a tu odontólogo de confianza y pregúntale.

Imprimir